jueves, 30 de junio de 2016

Aterrizar

Dice la Real Academia Española de la Lengua:
aterrizarintr. Dicho de un avión o de un artefacto volador cualquieraPosarsetras una maniobra de descensosobre tierra firme o sobre cualquier pista o superficie que sirva a tal fin.2. intr. Dicho de un pilotode un pasajerode un paracaidistaetc.: Llegar a tierra.3. intr. coloq. Caer al suelo.4. intr. coloq. Dicho de una personaAparecerpresentarse inopinadamente enalguna parte.Real Academia Española © Todos los derechos reservados
La Real Academia no recoge el significado que tiene para mí "aterrizar". Quizá es simplemente imposible porque sólo tiene sentido para mí. Siento que "estoy aterrizando" en mi propia vida. De hecho, quizá de entre todas las acepciones, la primera sea la más aproximada: estoy descendiendo y posándome. No he "caído" y tampoco me he "presentado de forma inopinada". Todo lo contrario. Me ha costado mucho llegar hasta aquí: aprender e interiorizar. No creo si quiera que lo haya conseguido, por eso he utilizado el gerundio: "aterrizando".

Es una maniobra tan simple como compleja: sólo hay que descender, pero tomar la decisión cuesta, mantener la dirección requiere esfuerzo y mirar hacia abajo asusta.

"Aterrizar" a los treinta y cuatro años en tu vida, por otra parte, conlleva inevitablemente arrepentimientos. Todos sabemos que mirar hacia atrás no sirve para nada, que lo importante es lo que haces ahora, pero cuánto pesa.

Después están las "turbulencias", claro. Esas sacudidas que te obligan a coger altitud y equilibrar el aparato. Esos momentos no son retrocesos, así que no te tortures. "Sé más generosa contigo misma", me repito en esas ocasiones. Ya, es más fácil decirlo que hacerlo, pero si sirve para los demás, tendrá que servir para una misma. 

La idea, no obstante, es simple: acercarme cada día un poco más a mi destino. O no.

Quizá no haya que "aterrizar", quizá haya que mantenerse a cierta distancia y no identificarnos con este disfraz que utilizamos ni con las situaciones que experimentamos. Quizá si nos lo tomásemos todo un poco menos en serio, imaginando un rombo Sim verde sobre nuestras cabezas. Quizá "aterrizar" sólo sea hacerme cargo por fin de mi avatar. Quizá todo sea mucho más simple :)

Quizá...

Las ideas tampoco terminan de aterrizar.

Ha habido varios momentos de inflexión en mi vida. ¿Y si hoy es uno de ellos? ¿Y si ahora interiorizo por fin todo lo que sé?  Creo que más bien voy a ponerlo en práctica. Cuando repites cada día algo, terminas por incorporarlo a la esencia de tu ser.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario